Salud y medicina en la Antigua Mesopotamia-Babilonia

Se trata de saber cómo era la salud y la medicina en la Antigua Mesopotamia o Babilonia ,una faceta permeada por la religiosidad del pueblo sumerio, donde la diosa Gula (Ninkarrak o Ninisinna) presidía la salud y la sanación,en compañía de su consorte Pabilsag (que tenía otro oficio, se juez divino) y de sus hijos Damu, Ninuza, así como de su hija Gunurra.


El legendario símbolo médico del caduceo o la vara con dos serpientes entrelazadas se le atribuye a a Ninazu, nombre que se asocia a las serpientes (simbolizan la regeneración y la transformación, debido al cambio de piel en dichos animales), el inframundo y la curación. Ninazu ayudaba a la gente a pasar a la otra vida o recuperarse de lo que les afligía.
¿Cual era la función entonces de los médicos? Ser agentes, mediadores a través de los cuales los agentes divinos mantenían la salud de los habitantes, curar a los habitantes.

Lo primero que hacían los médicos era diagnosticar la enfermedad, esta casi siempre era atribuida a algún pecado (pecador en Babilonia) que el paciente cometió voluntaria o involuntariamente. Cualquier transgresión a una norma, sea esta explícita o implícita, causaba dolencias y enfermedades.
Siendo los dioses muy parecidos a sus reyes, podían perdonar al infractor y sanarlo de su problema de salud, para lo cual era preciso confesar el pecado y someterse al tratamiento adecuado, que incluía tratar con los demonios que habían sido enviados por los dioses a causar la afección o padecimiento, reconocer que se había obrado mal y, prometer no volver a fallar.

De todas formas, como los dioses eran caprichosos, se podía seguir todo el protocolo y aun así, fallecer los pacientes. Esto pudiera deberse a conflicto  de interese entre las divinidades. Pero esto no es todo, también estaban los fantasmas, que tenían permiso celestial para atormentar a sus deudores.

Tipos de médicos

  1. Asu, médicos que tratan empíricamente la enfermedad o trastorno, usando hierbas, emplastos y ungüentos por ejemplo.
  2. Asipu, curanderos rituales que podían recurrir a prácticas mágicas o hechiceras. Usaba oraciones y cantos para proteger a sus pacientes de los demonios, recomendaba el uso de talismanes o amuletos.
  3. Cirujanos; profesión con registros desde el 5000 antes de nuestra era aunque de muy difícil práctica por los limitados conocimientos anatómicos y fisiológicos de su tiempo, a los tabúes contra la disección de cadáveres, etc.
  4. Odontólogos o dentistas, expertos en sacar dientes o aliviar dolores de muela. Las caries y dolores de muela eran causados por un gusano, según ellos; primero se hacía un encantamiento y luego se trataba con hierbas, en casos leves o, sacando la pieza, en casos trágicos.

Consultorio médico

El consultorio médico, pese a lo que pudiera pensarse, no quedaba ubicado en el templo sino en las afueras, aunque era corriente que estos profesionales de la medicina acudieran a atender a sus pacientes en sus respectivos hogares.

¿Médicas o doctores?

Al parecer eran muy pocas las mujeres dedicadas a las prácticas médicas, bien sea por el papel desempeñado por la mujer en general en la cultura sumerio babilónica, o porque sencillamente los doctores debían afeitarse la cabeza de cierta manera que se les reconociera fácilmente, lo cual no era sencillo para una mujer pese a usar, tanto unos como otros, pelucas.

Asepsia

Los médicos en Mesopotamia tenían la comprensión que muchas enfermedades se complicaban por falta de aseo o limpieza, tanto a nivel corporal como del entorno. No conocieron los gérmenes por supuesto pero sabían de la necesidad de la asepsia para prevenir y mejorar los tratamientos respectivos.

Remedio para un lesión facial

Para los golpes en la cara se usaba una pomada de trementina de abeto y pino,mezclados con cerveza y leche.

Antisépticos

Alcohol, miel y mirra. Las heridas se lavaban con agua limpia; las manos del terapeuta debían estar también limpias; tanto heridas como las manos del médico se lavaban con cerveza y agua caliente.

Remedios para abortar

Se usaban ocho ingredientes (difíciles de identificar en la actualidad) disueltos en vino  y que debían ser bebidos en ayunas.

Terapeutas o doctores sexuales

Eran llamados Asipu de acuerdo con los textos recopilados; trataban el levantamiento del corazón (un eufemismo para referirse al pene); se ocupaban de la fertilidad y  la excitación en las mujeres así como de la potencia sexual de los varones.
Usaban prácticas para mejorar la fertilidad, calculaban los mejores días para que las mujeres concibieran, etc.

Prueba de embarazo

Se colocaban ciertas hierbas o emplastos en la ropa interior de las mujeres para que absorbieran las secreciones vaginales de la mujer y saber si esta estaba o no embarazada.

Responsabilidad médica

Los médicos no eran responsables si sus tratamientos no funcionaran, la culpa era de los dioses o del paciente que no cumplía a carta cabal lo prescrito por el facultativo. Solamente los cirujanos eran directamente responsables, tanto así que si el procedimiento fracasaba, debía amputarse una mano.

Toma del pulso

Lo hacían con regularidad aunque no asociaban este con el sistema circulatorio que impulsaba la sangre a través del cuerpo.

Presagios sueños y visiones

Unos y otros eran más importantes que cualquier explicación racional de las afecciones tratadas, sean estos percibidos por los médicos o los pacientes. Por ejemplo ver un perro o un cerdo negro quería decir dentro de su saber, que el paciente moriría. Por el contrario, un chancho blanco o un cerdo de dicho color, que viviría.
Si sueña el paciente enfermo con un perro, el enfermo posiblemente muera; por el contrario si sueña con una gacela, vivirá.
Ver también Mesopotamia, inventos o invenciones; orígenes de la medicina; descubrimientos de Vesalio

Comentarios

Entradas populares de este blog