Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes

Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes: los protooncogenes , los genes supresores de tumores y los genes de reparación del ADN. Estos cambios a veces se llaman "controladores" del cáncer.
Los proto-oncogenes están involucrados en el crecimiento y la división celular normal. Sin embargo, cuando estos genes se alteran de ciertas maneras o son más activos de lo normal, pueden convertirse en genes causantes de cáncer (u oncogenes), permitiendo que las células crezcan y sobrevivan cuando no deberían. Los genes supresores de tumores también participan en el control del crecimiento y la división celular. Las células con ciertas alteraciones en los genes supresores de tumores pueden dividirse de manera incontrolada. Los genes de reparación del ADN están involucrados en la reparación del ADN dañado. Las células con mutaciones en estos genes tienden a desarrollar mutaciones adicionales en otros genes. En conjunto, estas mutaciones pueden causar que las células se vuelvan cancerosas. A medida que los científicos han aprendido más sobre los cambios moleculares que conducen al cáncer, han descubierto que ciertas mutaciones ocurren comúnmente en muchos tipos de cáncer. Debido a esto, los cánceres a veces se caracterizan por los tipos de alteraciones genéticas que se cree que los están impulsando, no solo por el lugar donde se desarrollan en el cuerpo y cómo se ven bajo el microscopio las células cancerosas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog